Qué es un Cursillo de Cristiandad

El Cursillo de Cristiandad es una experiencia religiosa por el encuentro con Cristo vivo, iluminando y reforzando la catolicidad de mi fe, tomando conciencia de mi bautismo que me compromete al servicio humano y cristiano de las realidades en que vivo, haciéndome solidario con el prójimo y sensible a toda condición, circunstancia y necesidad. Es vivir el evangelio, en el mundo, por el mundo y para el mundo para que descubra que Dios me ama y viva la alegría de ser hijo de Dios, hermano de Cristo y templo del Espíritu Santo.

Un Cursillo de Cristiandad no es lo que tradicionalmente llamamos un retiro. No es retirarse, es reflexionar y compartir en común, con la alegría de la amistad y del compartir gozoso, nuestra realidad y el verdadero destino de todo lo que es nuestra vida a la luz de la verdad del amor que Cristo tiene a cada uno.

Un Cursillo ofrece una única oportunidad. No se repite, porque en el Cursillo se expone lo que es la verdad, más que los modos múltiples con que se puede servir a esta verdad. Si no se quién soy, no puedo encontrar a Cristo; y sin Cristo, poco valor tiene el prójimo, porque su precio es Cristo en la cruz perdonando, llamando y amando. Por eso en el Cursillo el primer paso (día) es encontrarme a mi mismo en la dura o leve realidad de mi historia; el segundo paso (día) permite encontrarnos Cristo y yo; y el tercer paso (día) es preguntarle ¿qué he venido a hacer al mundo? La respuesta es: salvar al hombre que está en la familia, en el trabajo, en el deporte, en los negocios, en la enseñanza, en los medios de comunicación, en la miseria, en el dolor, en la infancia, en la juventud, en la política, en la Iglesia, etc.

Si te sientes llamado o interesado en este triple encuentro, te informaremos desde la amistad que no compromete. Basta nos envíes la hoja llena que encontrarás en "CONTÁCTENOS"